La Ley Seca… Y lo que vino después: Apuntes sobre la Ética de la Libertad.

 

mezzanine_440-resize-800x450

Este artículo se desprende de un análisis más amplio sobre Drogas e Imaginario Hegemónico, así que me excuso previamente sobre las posibles lagunas que pueden surgir en el desarrollo del texto. Luego de realizada esta puntualización, nos remitiremos a ciertos elementos específicos de la conformación del mismo en el libro “Why Prohibition” del pastor presbiteriano y activista Charles Stezle, un clásico del ideario de la prohibición dentro del movimiento del evangelio social norteamericano, ponderando las ideas de virtud por ascesis y ética del trabajo, además de incluir cierto análisis sobre trabajo y reforma social.

La raíz del discurso en el texto de Stezle se inscribe en la Segunda dicotomía hegemónica demonizadora (Bayce, 2012), traduciendo el término, una ponderación de la espiritualidad ascética, vinculada a la teología de raíz reformada o calvinista ya que el presbiterianismo se inscribe dentro de esta corriente teológica, el dogma reformado ascético, que llamaremos de ahora en adelante puritanismo, parte del concepto de predestinación (Weber, 1991), es decir, la determinación de los salvos y los no salvos por parte de Dios desde el momento de la creación, tomando las actitudes y las orientaciones de los hombres como indicadores terrenales de la gloria celestial, el hombre salvo se destaca por virtuoso y no por salvo. Es decir, se demuestra a sí mismo como salvo en el momento que los signos de su salvación se tornan evidentes en consonancia de las prácticas virtuosas, discurre aquí una tautología justificadora al modo en el que lo ha explicitado Baudrillard (1972). El trabajo, el trabajo duro, sin concesiones, es signo de virtud, de sacrificio terreno en pos de la develación del significado de la salvación, es decir, no se trabaja para salvarse, sino para saberse salvo. Es conocida la tesis weberiana sobre la ascesis puritana (Weber, 1991), el trabajo, la acumulación y el Capitalismo, pero existe una segunda cuestión, los modos de vida considerados dignos para un trabajador por más empobrecida que sea su situación, y los medios de superación individuales, uno de los medios para alcanzar la dignidad es la abstinencia respecto a los placeres terrenales que corrompen al hombre, es importante señalar la distinción en consonancia con la postura teológica puritana, estos placeres terrenales no corrompen el alma del hombre, que no se salva o pierde por sus actos terrenos ya que está predestinado, corrompen al hombre en su materialidad y son signos de derrota (Weber, 1991). El trabajador alcohólico es un trabajador derrotado, durante varios capítulos del libro de Stezle se detallan las maniobras de los saloon, y se las vincula con la irracionalidad destructiva de la generación de ganancia, vinculada directamente a la derrota de estos trabajadores, es decir, se genera un acto de transferencia simbólica, una especie de rendición del hombre frente a lo demoníaco, orientando su tiempo libre que debería estar en servicio de la virtud constructiva respecto al ocio sin sentido. Las drogas juegan entonces un papel central en la depravación del trabajador, y porque no, en la deprivación de este.

 Luego de lo escrito, caracterizaremos a la figura de Stezle y la organización Interfaith Worker Justice como protectores según los términos de (Escohotado, p 10, 1989 ), posturas como las sostenidas en Why Prohibition son las que apuntalarán las estructuras de seguridad social comprendidas por los Welfare State, resulta clave para mi afirmación, el poder verificar graciosamente a través del sitio de Internet de la IWJ que si bien ha abandonado la retórica prohibicionista, aún se embandera tras la concreción de fuertes esquemas de seguridad social con un sentido paternalista, una organización que dicho sea de paso, comparte historia en común con la central de trabajadores más importante de los Estados Unidos, la AFL-CIO. Esta afirmación gana en contundencia si revisamos minuciosamente el libro, en la página 92, Stezle nos habla acerca de las posibilidades de los trabajadores a la hora de gastar el dinero, por un lado los vicios que lo esclavizan, y por otro la previsión que lo libera, resulta muy interesante el orden de los elementos, el alcohol y el tabaco por un lado frente a contribuciones voluntarias a su comunidad de Fe y la posibilidad de dotar a su familia de servicios mutuales y previsionales por el otro. Todas estas elucubraciones acerca de la pertinencia del gasto del dinero de una cosa sobre la otra, es decir, la generación de un sistema de prioridades desde un marco axiológico, chocan con el sentido de libertad de intoxicación expuesto por Szasz (1992). Frente a estas dos concepciones que se presentan como antagónicas, vértices de un campo en disputa, nos parece interesante aportar al debate una voz que se introduce tanto desde lo teológico como desde lo sociológico.

Para Jacques Ellul, el problema no reside en la disposición de los recursos dentro de este sistema técnico, sino en la disposición humana acerca de la trascendencia, la búsqueda incesante del bienestar (Gervais, 2011) , ya sea a través de la ascesis y las doctrinas de la responsabilidad, o las de reducción de la Libertad a esquemas de consumo. Es decir, se plantea que el hombre ha de reorientar su definición, atendiendo al hombre como ser desprovisto de progreso fundamental (Gervais, 2011), desplazando el eje de la trascendencia del hombre, y poniendo el foco sobre el refinamiento de sus herramientas, y lo que ha hecho con ellas, es decir, se ha dotado a las herramientas de trascendentalidad. Para ser más claro, Ellul no dudaría en llamar técnicas o herramientas tanto a los sistemas de protección social basados en la ascesis, como a los esquemas de libre mercado y libre consumo, que son propugnados por sendos representantes del complot pagano (Escohotado, 1989).

E.S. Barrios

 

Bibliografía:

Baudrillard, J. (1972): Crítica a la economía política del signo. Siglo XXI. México.

Bayce, R. (): “Los trasfondos del imaginario sobre ‘drogas’: valores culturales, geopolítica, intereses corporativos y hechos mediáticos.” en Autores Varios: Aporte universitario al debate nacional sobre drogas. Colección Art. 2. CSIC. Udelar. Montevideo. Uruguay.

Escohotado, A. (1989): Historia General de las Drogas. 3 Tomos. Alianza, Madrid.

Gervais, M (2010): Hombre, Dios e Historia según Jacques Ellul. Revista Digital Espiritualidade Libertária, n. 1, 1. sem. 2010, pp. 20-45. São Paulo. Disponible aquí

Szasz, T. (1992): Nuestro derecho a las drogas. Anagrama. Barcelona. España.

Weber, M. (1991). La ética protestante y el espíritu del capitalismo. Premia Editora. Puebla, México.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s