La Amsterdam y el Estado de Naturaleza

penarol-2

En los últimos días hemos presenciado una serie de violentos episodios desarrollados en el ámbito deportivo, más precisamente, en la tribuna Amsterdam, en donde un hincha de Peñarol fue baleado en el baño de la tribuna por motivos difusos y aún sin resolver. A modo meramente especulativo, pretendiendo a la vez ensayar un ejercicio reflexivo, propongo relacionar esta serie de conflictos con algunos conceptos provenientes de la teoría política.

Si bien la tribuna de un espectáculo deportivo no es más que un micro espacio-tiempo dentro del entramado social, donde los conflictos presentes en la sociedad son parcialmente trasladados a este terreno,  las lógicas de poder que imperan en pos de dominar dicho territorio a propósito, rico a la hora de obtener recursos ya sean económicos como la venta de drogas, merchandising, etc. o simplemente el afán  mismo de poder,  provocan que ciertos grupos de personas se disputen el control de este espacio. Si aceptamos por un momento que en este contexto, el hombre es “el lobo de sí mismo” siguiendo el postulado Hobbesiano y aceptamos también, que en la tribuna de Peñarol  ninguno de los distintos grupos o “barras”  en disputa tiene hoy, la capacidad de imponerse por sobre los otros, me siento en condiciones de afirmar  que estamos ante la presencia de un estado de guerra o de Naturaleza. Cabe recalcar que en la tribuna se produce una suerte de convivencia paralela entre las supuestas barras y las personas que simplemente pretenden disfrutar de un espectáculo deportivo. Esto provoca la existencia de dos escenarios paralelos, con distintos objetivos y por consiguiente, distintos comportamientos. Mientras que los primeros conciben a la tribuna como un espacio provisorio en donde asisten por cuestiones ociosas o afectivas hacia el deporte y su club es decir, “un medio para”, los segundos lo entienden como un terreno del cual se pueden extraer distintos beneficios anteriormente mencionados por lo que este espacio se vuelve un fin en sí mismo. Esto provoca entonces, distintas maneras de relacionarse con el entorno.

Es entre las barras que se produce este Estado de Guerra constante por el dominio del espacio e insolentemente, me animo a decir que los posibles escenarios a futuro asumiendo que pese a que las “fuerzas del orden” externas puedan imponer cualquier tipo de medida paliativa, desde vaciar la tribuna a sancionar económicamente al club,  persistirán sin embargo las lógicas operantes, son 1) que alguno de los sectores logre imponerse parcialmente sobre los otros, lo cual generaría un estado de paz parcial o provisoria  2) que se establezcan un conjunto de reglas en común que regulen el accionar de los distintos grupos aceptando mutuamente, la existencia y convivencia entre estos o 3) que se establezca como sucedió con su tradicional rival el Club Nacional de Fútbol, un cuerpo político que sea capaz de articular el monopolio de la fuerza y un conjunto de reglas que se extiendan en el tiempo generando así, estabilidad y en efecto, un Estado  llámese también, “La Banda Del Parque”. Es curioso observar cómo paralelamente a la existencia de un macro entramado de reglas y disposiciones dígase nuestro país, se puede observar  la existencia de espacios en disputa en donde existen reglas diferentes o directamente no las hay.  La presencia de la policía en un Estadio, quien por definición, detenta el poder coactivo del Estado generalmente es reducida a una mera espectadora o incluso cómplice, de los distintos conflictos presentes. Esto me lleva a concluir que pese a la actitud totalizante que pueda tener cualquier macro cuerpo político, se torna difícil suprimir al poder y a su multiplicidad de manifestaciones ya sea en una tribuna de Fútbol, en un barrio, en la cárcel o en muchos otros ejemplos posibles.

Donde hay seres humanos relacionándose, hay poder, por lo que su carácter dinámico deviene en la imposibilidad de salir del Estado Naturaleza que se está creando y destruyendo constantemente, aunque por nuestra salud quizá  convenga convencernos de lo contrario.

Rodrigo Solaro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s