Yemen, punto caliente entre el cuerno africano y la península arábiga.

Yemen, punto caliente entre el cuerno africano y la península arábiga

Kail Márquez García (estudiante avanzado de la lic en Desarrollo – FCS)

Introducción

Este artículo se propone aportar al estudio del conflicto bélico cívico-militar que acontece en Yemen, sus raíces históricas y causas inmediatas, así como un intento por situar al Estado surgido tras la reunificación en el tablero geopolítico del mundo árabe y Asia occidental. Desde 2015, han fallecido a causa de la guerra entre 11,4 mil personas -la mitad civiles-, así como 170 mil yemeníes se encuentran refugiados en países vecinos;  3,5 millones de desplazados internos y 300 mil menores de 5 años que se encuentran al borde de la inanición.

En pos de una contextualización, Yemen se compone de casi 27 millones de habitantes, una población media para el mundo árabe, pero con un economía atrasada ubicándose medallista entre los países árabes de menor desarrollo económico. En términos religiosos, se estima que poco más de la mitad adhiere al Sunismo, y que 45% se identifica con el Shiismo, ambos distribuidos más o menos como espejos del Sur y del Norte, el resto sería de grupos minoritarios (judeos y cristianos).

Antecedentes – Colonialismo, Independencia, bipolaridad y reunificación

Haciendo una breve síntesis histórica, los avances imperiales británicos a fines del siglo XIX, establecieron un protectorado en el Sur hasta mediados de los sesenta, cuando evacuaron el territorio tras revueltas panarabistas y socialistas. Desde su creación en 1967, Yemen del Sur, primer estado socialista del mundo árabe, perteneció al bloque alineado al mundo soviético. El norte por su parte, tras el fin de la primera guerra mundial (y del imperio otomano), conformó una monarquía que fue desestabilizada por republicanos en 1968, cuando se crea la República del Norte de Yemen sustituyendo al régimen anterior. A pesar de las tensiones militares, conflictos bélicos ocasionales y rivalidades políticas, desde mediados de los años setenta, se llevaron a cabo conflictos de baja intensidad, pero también diálogos de paz para la reunificación, proceso que culmina en 1990 con la conformación de un Estado unitario de extracción Islámica. Desde entonces, en distintas elecciones legislativas y re-elecciones ejecutivas, el Partido del Congreso General del Pueblo (CGP), dirigido por el ex-jefe de estado de Yemen del Norte general Saleh (quién gobernaría 12 años en Yemen del Norte más 12 años luego de la unificación), hegemonizó la política de Yemen, generando una “élite gobernante” alejada de las bases sociales del régimen.

Antecedentes – De lo civil a lo militar: intensificación del nivel y frecuencia del conflicto sociopolítico (2004-2014)

Desde el 2004, así como una década antes surgían los nuevos zapatistas contra el TLCAN, en Yemen se levanta un movimiento sociopolítico que reclama un nuevo tipo de relación con el resto de las comunidades políticas del Estado, así como se denuncia la ilegitimidad del gobierno de Saleh por su destrato para con las minorías del norte.  En las cuatro regiones montañosas del Norte, donde viven mayoritariamente la población Zaidí (chii), se organiza el grupo Huties/Ansarallah -quienes apoyan a Dios-, que se venían formando desde los noventa en recuperar su historia familiar y territorial (“juventud creyente”) y sus valores islámicos: anti-sionistas, anti-estadounidenses y anti-salafismo. Sus miembros y adherentes se estima se han multiplicado por 100% una década después de 2005.

De pequeñas células salafistas actuando anteriormente, en 2008 se formaliza la insurgencia de al-Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) o Ansar al Sharia (Yemen). En esa época, EEUU comienza con los ataques mediante aviones no tripulados (drones) para realizar ejecuciones extrajudiciales, así como Arabia Saudita apoya la represión de la insurgencia Houthi. Las sucesivas guerras de Ansarallah contra el gobierno del CGP, el tribalismo suní-antihutí y el ejército saudí, generaron entre 2004-2010 ciento cincuenta mil desplazados internos y refugiados. Lo que acontece luego, en 2011, son protestas urbanas y revueltas multitudinarias contra la “dictadura familiar” de Saleh, por los efectos de la crisis socioeconómica, así como por la desigualdad interregional en el país. Por su parte, actores como Arabia Saudita y el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), luchaban con los hutíes en el norte, e inter-mediaban por una transición institucional pacífica. Saleh, luego de intentar con la represión, renunció y cedió la jefatura a su vicepresidente Abd Rabbuh Mansur Hadi, en un pacto promovido por los saudíes (que excluye políticamente a Ansarallah).

Entre 2012-2014, se desarrollan diálogos nacionales para la paz (supervisados por la ONU) pero antes de que se implementaran, el gobierno “legítimo” de Hadi es boicoteado, en mayor o menor medida, por los quitar subsidios al combustible y la voluntad de confederación del Estado (movimiento sureño). En 2014, en noviembre el CGP expulsó a Hadi de sus filas por discrepancias políticas, al tiempo que en cuestión de meses, el ejército de los huties sitia la capital Sanaa, y remueve al presidente mediante una victoria militar frente a las fuerzas de seguridad pro-hadi y a los Hermanos Musulmanes en Yemen. A inicios del 2015, el gabinete ejecutivo es disuelto y sustituido por un Consejo Supremo Revolucionario (CSR) que guiaría la transición y que es dirigido por Ansarallah pero no reconocido ni por los “Hermanos Musulmanes”, ni por el movimiento sureño confederado.

Entre los años 2011 y 2015, se movió la estantería del orden anterior, desde la caìda del régimen de Saleh, hasta la imposibilidad del siguiente régimen de consolidar su legitimidad para dominar, por lo que acabó con el mismo destino. Se abrió y desarrolló una gran crisis económica y social en el país (que aún azota), ahondando la internacionalización de las guerras yemeníes.

Actualidad – Entre la balcanización y la unidad nacional (2015-2016)

En marzo de 2015, la coalición liderada por los saudíes-CCG (Arabia Saudita, Bahrein, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, con el respaldo de Egipto, Marruecos, Jordania, Turquía y Sudán) da inicio oficial a la Operación Tormenta Decisiva en Yemen. En cuanto a los actores extra-regionales, Estados Unidos y el Reino Unido participan en la supervisión de las operaciones, así como en la provisión de material bélico. A pesar de la resolución del euro-parlamento de bloquear esta provisión, según informa en 2016 el Centro de Estudios para la Paz: “(…) el principal destino de las armas españolas es (…) en especial Arabia Saudí, que acumula compras de armas por 546 millones de euros“, lo cual representa el 20% del total sus exportaciones de armamento. Tras el comienzo de la guerra, se produce una división del ejército nacional de Yemen entre aquellos leales a Hadi (están junto a tribus sunitas anti hutíes y a la coalición internacional) y los partidarios de Saleh (junto a las milicias huties). En cuanto a la dimensión comunicacional y propagandística, es importante señalar que la agencia estatal de noticias (SABA) pasó a manos de Ansar Allah en marzo del 2015, cuando Hadi saliera del país. Esto ha llevado a que se lanzara desde el reino saudí distintas estrategias comunicativas para contrarrestar la visión de los medios afines a los hutíes. Según Luisa Loveluck (2015), el bloqueo naval-aéreo y los bombardeos han generado escasez de gas y electricidad, generando problemas de abastecimiento a los Hospitales.

La guerra entre los tres polos: CPR, Hadi-CCG, Yihadistas, cada bando ha generado puestos de control militar de forma de asegurar su territorio de los bandos rivales. Los principales focos de enfrentamientos se encuentran entre las zonas del suroeste (pro Hadi/CCG) y del noroeste (CPR), tal como se puede apreciar en el mapa del Anexo. También en el norte en la frontera con los saudíes, donde el sur de la mayor potencia militar de la región se encuentra en un período de desestabilización y militarización por parte de la monarquía, así como las protestas de la comunidad shiita. Además, el conflicto se expande hacia el mar, por ejemplo, cuando en aguas arábigas un barco con armamento y ayuda humanitaria iraní fue amenazado por fuerzas estadounidenses y forzado a retornar a su origen. O cuando en el mar rojo, en octubre EEUU bombardea radares antiaéreos huties, justificándose en un ataque a sus posiciones navales desde tierra bajo la órbita de Ansarallah, lo cual algunos como Brandon Turbeville (2016) señalan de “ataque de falsa bandera” tras el alcance internacional de los bombardeos saudis a civiles yemeníes. La batalla de Taíz (ver mapa anexo), tercera ciudad más importante del país, ha sido un foco importante de choques, debido a encontrarse en un punto  de medio camino entre la capital Sana, el puerto Adén y el estrecho de Bab-el-Mandeb.

En 2016, entre agosto-noviembre, el CPR es sustituido por el Consejo Supremo Político (CSP), alianza entre Ansarallah y el CGP pro-Saleh. Durante este período fracasaron las negociaciones de paz en Kuwait, así como el alto al fuego acordado en Omán. Cabe resaltar que el inicio en octubre de casos de cólera llevó en dos meses a que la OMS declarara una epidemia con 4 mil casos comprobados. Debido al déficit de servicios sanitarios en la mayoría de las regiones del país, podrían llegar a verse contagiadas hasta diez millones de personas, entre desplazados internos (refugiados) y personas que viven en zonas donde la destrucción militar de la infraestructura ha generado un acceso hiper precario al agua, viéndose obligadas muchas comunidades a beber no potable. A fines de noviembre, a pesar de las quejas de la ONU, se ha anunciado un nuevo gobierno de “salvación nacional” dirigido por Ansarallah-CGP.

Reflexiones a partir del caso

En otro orden, es importante señalar algunas mediaciones que aportan conceptualmente para desentrañar el sentido de la actual guerra en Yemen. En la geopolítica el concepto “cuellos de botella” (Chokepoint), se aplica a canales y puntos estratégicos para el transporte marítimo, son espacios neurálgicos para el comercio, en particular para el petróleo, ya que cualquier shock u obstrucción afectaría grandes flujos de hidrocarburos. Algunos de los más importantes son: el Estrecho de Ormuz (golfo persa); de Malaca (sudeste asiático); Canal de Suez y de Panamá; Estrecho de Bab-el-Mandeb, daneses y turcos. Interesa detenerse, justamente, en el estrecho de Bab-el-Mandeb –puerta de las lamentaciones– que conecta el mar rojo al Norte con el golfo de Adén al Sur (así como hacia el mar arábigo y el océano Índico). Por allí, circulan diariamente un aproximado de 3,8 mbd de petróleo.  Además en su epicentro, en el pequeño Djibouti (o Yibuti) , la nueva superpotencia económica China comenzó en 2016 a construir su primer base militar oficial en el extranjero, para actividades de protección de los mares abiertos de ataques piratas y evacuación de sus ciudadanos en países con crisis políticas. En Yibuti también se encuentra la mayor base militar estadounidense en África: campo aéreo Lemonnier (4000 soldados, drones y aviones); Japón (12 hectáreas) e Italia (desde 2011) también cuentan con sus propias bases.

En cuanto a la disputa intra regional los saudíes se plantean prever cierres del estrecho de Ormuz por parte de Irán en futuros enfrentamientos, por lo que están interesados en construir un oleoducto transarábigo a través de Yemen, para salir al Océano Índico sin pasar por el golfo persa. Según el analista Michael Horton:

“Un oleoducto a través de Yemen proporciona a Arabia Saudí y a los Estados del Golfo que son sus aliados acceso directo al Golfo de Adén y al Océano Índico, le permitiría evitar el Estrecho de Ormuz, un lugar de paso obligado estratégico que Irán podría bloquear, al menos temporalmente, en un futuro conflicto.” (Horton, en Ahmed 2016)

Bibliografía y documentos

Anexo

Middle East Eye (2016) Mapa de Yemen, en base a información de Risk Intelligence. Actualizado el 21/11/16 (online) Disponible en: http://www.middleeasteye.net/news/clashes-yemen-ceasefire-nears-end-1199554852 (consultado el 28/11/16)

Glosario

CGP: Congreso General del Pueblo. / AQPA: Al-Qaeda en la Península Arábiga. / CCG: Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo. / CSR: Consejo Supremo Revolucionario. / CSP: Consejo Supremo Político.

yemen_taiz-01-1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s